miércoles, 1 de abril de 2015

Abzurdah, de Cielo Latini.

Título: Abzurdah.
Autor: Cielo Latini.
Editorial: Planeta.
Género: New adult (versión argentina(?), drama, autobiográfico.
Páginas: 343.


Sinopsis:
Una muchacha camina al borde del abismo. Cielo Latini, niña precoz, sensible y creativa, educada en una familia normal, siempre una "enfant terrible" fascinada por el arte y por la muerte, cuenta cómo su adolescencia fue un descenso a los infiernos. La desfloración a los 14 años, la dependencia amorosa y sexual de un hombre mucho mayor que ella, la fascinación con la muerte, la bulimia y la anorexia, la creación del blog "mecomoami" en el que miles de adolescentes hacían público su derecho a ser anoréxicas, los intentos de suicidio, la autoflagelación. Y finalmente, la resurrección, la cura, a través de la palabra. Hoy es una bellísima joven de 21 años, que ha sobrevivido al infierno para poder contarlo. "Abzurdah" es un vibrante testimonio una historia impactante por su crudeza, porque refleja la realidad de miles de adolescentes. Su autora, además de coraje e inteligencia, tiene el claro don de la escritura, que le permite mantener en vilo al lector hasta la última página.

Reseña:
Aclaración:
La siguiente reseña es negativa. Si bien se va a tratar de abordar y esclarecer el por qué de mi opinión personal respecto al libro de la forma más respetuosa posible, como siempre, me gustaría que los comentarios ante esta entrada fueran igual de respetuosos. No quiero fans enfurecidas. Acepto opiniones que no coincidan con mi punto de vista, pero no estoy de acuerdo que utilicen el fanatismo como excusa.
No pasó nada en particular, pero sé que este libro genera controversia y hay muchas chicas que lo aman.

La historia comienza con una Cielo relatando su infancia y entrada en la adolescencia: siempre cambiándose de colegio, con unos padres muy interesados en las apariencia, su sobrepeso, falta de amigos y devoción por leer. Cielo se siente, de alguna forma, rechazada debido a su sobrepeso. Pero también se rechaza a sí misma. Desde un comienzo puede leerse claramente las comparaciones entre sus compañeras y ella: sus compañeras (y estoy citando) son flacas, divinas, mientras que ella pesa 64 kilos.
De pronto, su familia decide irse de vacaciones a Uruguay e invitan a una prima de Cielo. Ante esta situación, ella se siente desplazada, reemplazada. No entiende por qué su prima tiene que ir con ella si tiene su propia familia, así que, debido a un capricho, a una temprana edad deja de comer solo por una semana de vacaciones. Rechaza absolutamente todos los alimentos porque está enojada con su familia. Al regresar a su rutina en Buenos Aires, está claramente mucho más delgada y todos lo notan: comienza a tener amigos y los chicos no dejan de mirarla. El problema es que, a partir de dicha situación, el ego de Cielo también comienza a ceder. Pasó de ser la chica ignorada por ser gordita (yo lo digo con amor, pero ella no dice de gritar la palabra gorda con asco) a ser delgada, popular y ''cheta''* (nuevamente estoy citando). Incluso admite tener súbditos y que todos están a sus pies.
Cielo siente por primera vez que encaja en un ámbito, que realmente puede tener amigos. Su grupo de amigas es el de las populares y, pese a que admite que es una relación falsa, se siente a gusto allí. Hasta que sus amigas la tratan de puta y le dicen que no quieren volver a verla. Ella nuevamente se siente reemplazada e incluso molesta, porque no se considera en absoluto una puta. Siente que no tienen el derecho a llamarla así, pero nuevamente no hace nada por hacerse valer, nuevamente se calla y deja las cosas como están.
Poco a poco, Cielo va creciendo y en la época del 97/98 comienza a utilizar el internet para contactar con personas de diferentes partes del mundo. Ahí encuentra a alguien interesante: un apodo interesante, una persona fascinante e inteligente. Alejandro/Alejo tiene nueve años más que Cielo (quien está cerca de cumplir los quince) y está fascinado (o tonteando) con ella sin cesar. En un principio dijeron de ser hermanos del corazón por la diferencia de edad, pero a través de los mensajes se puede ver la atracción mutua entre ellos, así que, para el cumpleaños de quince de Cielo -quien nunca festejaba su cumpleaños- decidieron hacer una reunión con todos los que conocían gracias a internet, incluyéndolo a él. Y así comienza la futura relación obsesiva.
Alejandro/Alejo desde el principio se muestra como una persona poco predispuesta a ayudar y buscar solo el beneficio propio. En un principio, es simpático, romántico, seductor porque está buscando conseguir lo que quiere a toda costa: a Cielo. Y lo consigue, claro. En plena adolescencia, enamorada, tonta e ilusa, Cielo se entrega ante el amor de su vida. Y su vida la está olvidando. Ella comienza a obsesionarse (¿Dónde estás? ¿Con quién estás? ¿Por qué no contestás los mensajes? Sos el amor de mi vida. No puedo vivir sin vos. Te necesito. Hago lo que sea por verte cinco minutos) mientras que a él, básicamente, le importa una mierda durante ocho años de idas y vueltas. Ocho años donde pasan cosas terribles: intentos de suicidio, anorexia, automutilación.
Pero no se crean que Alejandro/Alejo es el único en esta situación que está mal. Cielo también lo está. Probablemente estén pensando en lo pobre que fue ella al tener una baja autoestima por sobrepeso y obsesionarse con alguien que no le correspondía, pero no. Cielo es obsesiva, egocéntrica e incluso un poco cruel con quienes no se lo merecen.
Durante toda la narración podemos ver contradicciones. Por un lado, es una persona con muy baja autoestima pero, por el otro, no deja de comentar acerca de lo inteligente y perfecta que es, de que ser delgada es la solución a todos sus problemas (¿Alejandro no me quiere? No voy a comer. Quiero ser flaca para que me vea deteriorada y se preocupe por mí).
Lo más preocupante de toda esta historia es cómo se la va a tomar cada persona. Todos somos bastante conscientes de que las adolescentes van a sentirse identificadas con la temática de tener problemas y sentirse solas y acuden a este libro. A algunas les va a gustar, a otras no y otras lo van a tomar de ejemplo (no estoy hablando de un caso hipotético. Realmente vi a chicas excusarse tras este libro) para hacer proclamar sus derechos a romperse el corazón a sí mismas. Van a sentirse alentadas porque ven a una persona que también dejó de comer y comenzó a lastimarse el cuerpo, van a creer que está bien (con toda la buena onda, pero Cielo empieza narrando la historia con 14 años y termina teniendo diecinueve y sigue haciendo las mismas cosas. No es ningún bebé)
En fin, la narrativa es pésima, muy mala. Por eso siempre digo que, hasta ahora, no encontré un autor argentino que me resultara interesante. Hay faltas de ortografías, confusión de palabras, mal redactado y con cambios de narración (es irónico que haya tantos temas para debatir y a mí me moleste que, en cierta parte del libro, diga que ignora a las personas con falta de ortografía por no ser inteligentes y ella que es tan obsesiva no notó que ella escribe igual de mal)
Se nota desde lejos que la persona que escribió esa autobiografía todavía no había podido terminar de cerrar las heridas. En cada una de esas palabras hay rencor, veneno y odio. La entiendo, el 80 % de los temas que toca yo los padecí y hay cosas que todavía me duelen, pero siempre hay que tener en cuenta que, cuando estás decidiendo mostrarle tu historia al mundo, cualquiera puede leerla. Cualquiera. Desde una nena de once hasta una señora de setenta años. No digo que no sueltes la lengua, que no te desahogues, pero tampoco veo en qué sirve explicar detalladamente los mejores métodos para ser anoréxica o cortarte.
Otra cosa irónica es que también de forma terapéutica estoy escribiendo una autobiografía (baja autoestima, obesidad, mutilación, bullying, tendencias suicidas, depresión. Pareciera que le robé la historia ¿no?) pero lo tomo desde otro punto de vista. Al coincidir tanto los hechos reales de su vida con la mía -incluso un amor obsesivo- creo que puedo detectar más fácilmente lo que yo siento que está mal. Ella no deja de echarle la culpa a todos hasta la última página, no deja de decir que todos hicieron todo mal, que ella quiere morirse, que no le rompan las bolas. Coincido plenamente en que, por ejemplo, sus padres no actuaron a su debido tiempo. Desde los 17 se comenzó a notar el deterioro físico de la protagonista por padecer bulimia y luego anorexia. Los padres eran completamente conscientes de la falta de grasa muscular, la palidez y las ojeras y no hicieron nada hasta casi al final de la historia, cuando ella tiene 19. Tampoco se esforzaron por detener la obsesión por Alejo. Cielo decide volverse anoréxica e incluso suicidarse por él, porque durante ocho años en él encontró refugio (un refugio inexistente, hueco) pero también alimentaba su obsesión. Alejandro/Alejo le presentaba novias, amiguitas e incluso se mudó con una de ellas y crió al hijo de esta chica como si fuera suyo frente a Cielo, con quien todavía mantenía un tipo de relación oculta y los padres no hicieron absolutamente nada al respecto. Una cosa es que tu hija te mienta de con quién sale y otra es hacerse el desentendido. Pero sus amigas de la facultad son amigas con todas las letras. Ellas fueron las que dieron aviso del deterioro de Cielo a sus padres e incluso una prácticamente le salvó la vida encontrándola moribunda en su departamento. Pero para Cielo nada basta, para ella es una traición y no las piensa perdonar.
En conclusión, diría que no toca temas que no se hayan visto porque cada vez es más frecuente la temática. La narrativa es muy mala, como dije anteriormente. Y Cielito es horriblemente insoportable como personaje y como narradora. 
En muchas veces anteriores dije que no lo recomendaría y que es de los libros que menos me gustaron en la vida. Sigo manteniendo mi postura. Si querés leerlo, podés hacerlo tranquilamente. Que a mí me parezca malísimo y te haga una lista de cómo tener un TCA* no quiere decir que a ustedes no les pueda parecer conmovedor o el nuevo amor de su vida. Si no querés leerlo, no lo hagas, no pierdas el tiempo. Te recomiendo que leas algo que realmente te guste.

1 de 5 estrellas en Goodreads.
Normalmente suelo mentir un poco en GR y poner más estrellas de regalo porque tengo dudas pero, realmente para mí, este libro no se merece más.
¿Lo conocen? ¿Lo leyeron? ¿Qué les pareció? 
A mediados de este año va a estrenarse su adaptación cinematográfica.
¡Espero sus comentarios!

*Cheta: En Argentina de forma vulgar se les considera ''chetos'' a las personas de economía alta.
*TCA: Trastornos de la Conducta Alimentaria. 

8 comentarios:

  1. ¡Hola! Me gustó tu reseña y tu punto de vista. No he leído el libro aunque sí sé de qué se trata y, definitivamente la tapa me da escalofríos, no es la clase de libro que yo leería. Espero que estés bien.
    Saludos, un gusto leerte :)

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Hola! la verdad que me da curiosidad leerlo pero no se si lo haga pronto.Me gusto tu reseña.Saludos y suerte con tu blog.
    ya te digo <3

    ResponderEliminar
  4. Hola, es cierto, se le pueden hacer muchas críticas, yo creo que es un libro muy negativo, es decir, es muy transparente y chocante a la vez las formas que tenia Cielo de hacerse mal, de autodestruirse. Después la parte de la escritura y la historia en sí misma puede ser discutible, pero no es un libro para cualquiera, como mencionaste en la reseña, muchas chicas se pueden sentir "identificadas" con las actitudes de Cielo. Por eso sería recomendable su lectura para personas que tengan una personalidad bien forjada, y no se dejen influenciar por todo lo que hay en el libro. Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Este libro no tiene UN SOLO mensaje positivo. Para mí todo lo que dice es: ser gorda está mal, ser flaca es lo único que importa y si tenés algún problema, jamás sueñes con recuperarte porque vas a volver a caer (si no me equivoco así termina el libro, con ella declarando que sabe que va a volver a caer).

    Mi mejor amiga de la secundaria a los 16 se obsesionó con este libro, tenía problemas en la casa y encontró en él una guía para dejar de comer. Admiraba a Cielo como a una deidad, se terminó cortando las venas EXACTAMENTE igual que ella. Por suerte, al igual que la de Cielo, su historia termina bien, porque la salvaron a tiempo. No puedo explicarte la angustia que me genera recordarlo, es horrible. Como ella debe haber montones de chicas y chicos que leen este libro en un mal momento y encuentran "la respuesta" cuando no es más que un libro nocivo. No dejo de contar esta historia porque no puedo creer que este libro sea considerado para adolescentes y mucho meno que la autora se jacte de "salvar vidas".

    Un abrazote!

    ResponderEliminar
  6. No leí el libro pero quiero hacerlo para formar mi propia opinión. Me parece muy interesante el comentario de Meli

    ResponderEliminar
  7. Este libro nunca me llamó demasiado la atención y menos cuando una amiga me dijo que lo empezó y que no lo pudo continuar. Estaba firme a NO leerlo y con tu reseña sólo mantengo mi postura de no leerlo. Besos Puppi n.n

    ResponderEliminar
  8. Este libro lo estaba leyendo una amiga mía hace bastante, así que decidí ver qué tal. Empecé con un capítulo al azar, donde narra su intento de suicidio y los días que lo precedieron. Yo en los personal estaba bastante desquiciada, mi mente no se encontraba sana, por decirlo de alguna manera. No es una historia de superación, sino de fin absoluto y trágico. Me dio aliento para morir, no para superarme.
    La verdad que es un libro letal si cae en las manos incorrectas, coincido con tu opinión.
    Saludos!

    ResponderEliminar